Compliance

bufete-ramon-russinol-abogados_photo-3529

 

Barcelona (Redacción).- La creciente producción normativa no sólo en España sinó también internacional y su creciente complejidad ha puesto en riesgo a las compañías, especialmente desde la modificación de la Ley Orgánica del Código Penal que introdujo aspectos de Derecho Penal Económico y de la Empresa como la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Eso supone que con el nuevo ordenamiento, las penas se imponen también a la empresa si cualquier empleado comete un delito por no haber estado sometido al debido control de los administradores.
Imprescindible desde hace tiempo en las compañías anglosajonas y cada vez más frecuente entre las españolas, la figura del compliance officer o director de cumplimiento normativo sigue siendo desconocida en muchos aspectos y sus funciones parecen plantear múltiples dudas en las organizaciones que lo implantan. El despacho tiene una sección de reciente creación para intentar arrojar luz sobre algunas de estas cuestiones que rodean un cargo que cada vez gana más peso en las empresas debido a la creciente complejidad del entorno regulatorio.